www.filadelfia.mejorforo.net

Parece que te encuentras en modo invitado ó no estas conectado, te invitamos registrarte al foro ó CONECTARTE para que puedas disfrutar de todos nuestros PANELES COMPLETOS

MUSICALES Y DEMAS....


Concordancia Bíblica

Busca una palabra en la Biblia



BibleGateway.com
Incluye esta forma en tu blog

Últimos temas

» PICHI TEMA LA CRUZ
Vie Ago 25, 2017 5:28 pm por sebio

» Coro de Canaan - Eres mi unico rey - (Valladolid)
Mar Ago 15, 2017 7:23 pm por sebio

» !! CORO DE SANT BLAS !! UNA PRIMICIA COMENTARLO
Mar Ago 15, 2017 9:20 am por MARIANNA86

» cd oscar y ana por megaupload y pando
Mar Jun 20, 2017 12:23 pm por estiñelotriste

» NUEVO DISCO DEL MORENO,RESUBIDO POR DESCARGA DIRECTA
Lun Jun 19, 2017 2:58 am por ismael1993

» *** Coros de ayer y de hoy *** 100 coros en descarga directa
Lun Jun 19, 2017 2:57 am por ismael1993

» cd 21 temas del coro de leon
Lun Jun 19, 2017 2:53 am por ismael1993

» Rayo 6 cds + el nuevo
Mar Jun 06, 2017 10:58 am por jusar1984

» eduardo maya i le contemplan
Miér Abr 12, 2017 2:52 pm por tomascalibra1978

Mejores posteadores

CRISTIANAS (1205)
 
jers_admin (868)
 
cheika (644)
 
lossacais1943 (545)
 
EliShama (535)
 
*carmen* (483)
 
guerreodecristo (342)
 
soñadora (342)
 
jesus_antonio_jimenez (259)
 
krpro btry (234)
 

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Palabras claves

Compañeros


Crear foro

Crear foro

Crear foro

Crear foro

Crear foro

Crear foro

Crear foro

Crear foro

Crear foro

Crear foro

    corriendo las motivaciones

    Comparte

    elcana

    Cantidad de envíos : 103
    Edad : 48
    Localización : badajoz
    Reputación : 0
    Puntos : 179
    Fecha de inscripción : 28/07/2010

    corriendo las motivaciones

    Mensaje por elcana el Lun Ago 30, 2010 6:25 pm

    Corrigiendo las motivacionesMateo 8:18-22.
    Cuando los hombres intentan seguir al Señor, deben corregir sus motivaciones. En este pasaje de Mateo encontramos a dos personajes, uno que quiere seguir al Señor, y otro que ya es su discípulo. Ambos tenían motivaciones incorrectas, que el Señor corrige.
    El primero quería ser discípulo, pero él buscaba medrar con ello. Le dice: "Maestro, te seguiré adondequiera que vayas". El Señor conocía lo que había en el corazón de este hombre. Sus palabras sonaban muy bien, pero el corazón no estaba bien. No hay ningún hombre natural que pueda decir esas palabras sin un interés personal, porque el hombre es egoísta por naturaleza.
    Este hombre quería seguirlo para mejorar su suerte. Un Maestro que hacía milagros, que sanaba enfermos, era un Maestro perfecto para hacerse rico, o alcanzar honra. Por eso, el Señor le dice que "el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza". Así, el Señor, que conoce lo que hay en el corazón del hombre, corrige las motivaciones de este hombre.
    El que quiera ser discípulo de Cristo, deberá aceptar que su suerte no sea mejor que la de su Maestro, el cual no tenía bienes de este mundo, ni siquiera un lugar donde dormir.
    El segundo que se acerca al Señor ya era un discípulo, pero éste aún tenía muy vivos sus afectos familiares. Le dice al Señor: "Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre". Él quería dejar momentáneamente al Señor para ir a atender a sus padres; su misión de hijo estaba en primer lugar. Pero el Señor corrige esa motivación, porque siempre él debe ocupar el primer lugar. Si no ocupa el primero, no ocupará ninguno.
    Muchas cosas hay, que ocupan el corazón del hombre, y que le impiden dejar al Señor ocupar el lugar central de él. En este caso era el afecto filial, pero también puede ser el afecto fraternal, el afecto conyugal, o paternal, etc. Puede ser también el amor a las riquezas, o a la honra social.
    No importa que se trate de esto o de lo otro, el Señor exige ocupar el primer lugar en el corazón del que quiera ser su discípulo. De esta manera él podrá decirle "Señor" sin que esta palabra sea una mentira en su boca. Hay muchas cosas en el corazón del hombre que están mal, pero el hombre mismo lo ignora. ¿Qué hace el Señor? El corrige sus motivaciones, diciendo a cada cual lo que necesita oír, para darse así cuenta de lo que hay en su corazón.
    ¿Qué cosas el Señor quiere decirle a usted? ¿Qué cosas el Señor quiere corregir en usted? Déjese examinar por el Señor, para él evalúe lo que hay, y pueda llegar a ser usted un discípulo verdadero.

      Fecha y hora actual: Miér Sep 20, 2017 2:20 pm